Todas hemos escuchado que para controlar el peso o para llevar un estilo de vida saludable debemos comer frutas y vegetales, cambiar las bebidas azucaradas por agua, hacer ejercicio, etc. Son muchos los consejos que hemos leído y visto (y hasta puesto en práctica). Pero hay otros aspectos a tener en cuenta, así que te invito a seguir leyendo.

 

  1. Empieza poco a poco, sé realista al ponerte tus metas: por ejemplo si nunca has hecho ejercicio no te propongas desde el inicio hacerlo todos los días. O si necesitas comer más vegetales, empieza por hacerlo algunas veces a la semana mientras te organizas para prepararlos a diario. Comenzar con metas muy grandes puede llevar a la frustración y las ganas de abandonar.
  2. Valora cada logro o cada avance: puedes mantener un registro por escrito de los cambios que vas haciendo y así puedes ver tu progreso. Anota el peso que has perdido (si eso es parte de tus objetivos), cuánta agua estás tomando, cuántos días estás haciendo ejercicio, etc. Cuando revises esos logros verás el camino que has recorrido y eso ¡te va a servir de motivación!
  3. Rodéate de personas que te apoyen y te motiven: busca a aquellos que estén en un proceso parecido. No faltarán personas que critiquen lo que estás haciendo o que incluso traten de “tentarte”… Ignora esas voces.
  4. Considera el descanso y el manejo del estrés: estos dos aspectos son sumamente importantes. Por eso debemos dormir bien y suficiente. Y si bien actualmente el estrés es casi que parte de la vida de todas, debemos aprender a mantenerlo bajo control.
  5. No te estés comparando con otras personas, solo contigo misma: dejemos de lado los referentes de “belleza” de modelos o artistas (¿cuántas de ellas tienen las responsabilidades y recursos de las mujeres como nosotras?). Enfócate en ser mejor que hace un mes o mejor que ayer. Eso te va a motivar más!
  6. Piensa que es un proceso, y como tal debemos aprender que así como pueden haber avances muy buenos, también pueden haber obstáculos. Si una semana no lograste cumplir lo que planeaste o las cosas no salieron como esperabas, no te rindas! Tampoco te castigues ni te recrimines. Vuelve de nuevo al camino y revisa si debes mejorar algunas cosas o cambiar otras.

No olvides que si estás decidida a cuidar tu estilo de vida o perder peso, ¡lo vas  a lograr!

 

Diana Mora Ramírez

@ConsultoriasDianaMoraR